“La decisión del FMI de imponerle a la Argentina, producto de aquel acuerdo firmado en 2018 para financiar la fuga de capitales, una devaluación del 20% de nuestra moneda, de alguna manera sabíamos que iba a golpear el bolsillo de todas las familias argentinas”, remarcó el funcionario como explicación del 12,4% que arrojó el INDEC en su relevamiento mensual de precios, el número más alto desde 1991.

Devolución del IVA: claves de la medida

En ese contexto, comunicó la devolución del 21% del monto de las operaciones de compra vinculadas a los productos de la canasta básica para 9 millones de trabajadores, con el tope actual de $18.800. El límite de reintegro mediante tarjeta de débito ya se aplicaba para 7 millones de jubilados y 2,5 millones de beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH).

La propuesta es sumar a ese universo a 2,7 millones de monotributistas puros, es decir, los que no tienen otros ingresos, sin distinguir categoría; empleados en relación de dependencia que cobran hasta seis salarios mínimos vitales y móviles (actualmente $708.000); y 440.000 trabajadores de casas particulares.

Asimismo, el Gobierno enviará un proyecto de Ley al Congreso para que el programa perdure como política pública y ese universo quede exento del pago del IVA.

En ese caso, el criterio contemplado es el tope equivalente el 21% del valor de la canasta básica alimentaria para una familia de cuatro integrantes (dos adultos y dos niños en edad escolar), actualmente ubicada en $111.642 según último dato de INDEC. Hasta la eventual aprobación del proyecto, el límite se mantendrá en $18.800.

“Es la medida más progresiva que podemos tomar en términos impositivos. Renunciamos a otros gastos del Estado y utilizamos recursos extraordinarios, como el impuesto PAIS”, dijo el ministro, explicando así que de este tributo saldrá la compensación fiscal de la resignación del IVA.

El impuesto PAIS recaudó en agosto $211.109 millones, lo que implicó un crecimiento de 506% contra el mismo mes del año pasado. A fines de julio, Massa dispuso una nueva alícuota para el dólar mayorista, del 25% para la importación de servicios y 7,5% para la de bienes, ambos rubros con excepciones.

Massa también aclaró que el reintegro del IVA se dará de manera automática, por lo cual no habrá que hacer ningún trámite. “Se establece a supermercados, mini mercados, fruterías, verdulerías y carnicerías. Está concentrado para alimentos y bebidas, especialmente carne, como así también productos de higiene personal y del hogar…”, detalló el ministro.

Además, la devolución se verá acreditada a las 48 horas de realizada la compra de estos productos de la canasta básica.

En las últimas horas, el INDEC difundió junto con el dato de inflación general un salto de los alimentos y bebidas no alcohólicas del 15,6%, que tuvo particular fuerza en los cortes de carne como el asado (32,4%), picada (39,4%), paleta (34%), cuadril (33,3%) y nalga (32,8%).

En ese contexto, también comunicó la suma de 2.967.000 beneficiarios al programa alimentario de PAMI, y ampliación del monto a $15.000 mensuales durante septiembre, octubre y noviembre.

La decisión de quitar el IVA de los productos básicos tiene historia. Desde 2001 y hasta diciembre de 2006, se instrumentó el reintegro del 5% del IVA para consumos con tarjetas de débito; y desde 2003 hasta fines de 2007, la devolución del 3% para las compras efectuadas con tarjeta de crédito.

Desde el Ministerio de Economía destacan que la medida “permitió ampliar la base tributaria y blanquear la economía”. El gobierno de Mauricio Macri discontinuó el beneficio por “una visión fiscalista”, explican desde el Gobierno.

Por último, Massa también anunció que a partir del lunes estará disponible el programa de créditos por hasta $400.000 a devolver en 24, 36 y 48 meses, con cuota fija y tasa del 50%. Se tramitará en la tarjeta de crédito y de manera virtual. La titular de la Anses, Fernanda Raverta, dará detalles hoy por la tarde.

Fuentes: Ambito

es_ARSpanish